27 noviembre 2012

Conclusiones económicas del Congreso Nacional del Partido Comunista de China

El 18 Congreso del Partido Comunista de China no solo ha servido para llevar a cabo la renovación generacional de su liderazgo y del país para los próximos diez años sino que, además, ha marcado algunas de las tendencias que en política económica se harán realidad en los años venideros y que tendrán, por tanto, una importancia singular para todas aquellas empresa que operan o que aspiran a operar en el “Imperio del Medio”.

En concreto, el “Gran 18”, como se le ha venido en denominar al Congreso, ha marcado los objetivos de doblar el PIB y el ingreso per cápita del país entre 2010 y 2020 a través de las inversiones públicas en infraestructuras, en telecomunicaciones y en energía; de aumentar las inversiones chinas fuera del país –y no atender exclusivamente a las inversiones extranjeras en el país, que se esperan, en cualquier caso, en la agricultura y en la protección ambiental– mediante la creación de grandes multinacionales chinas dispuestas a llevar a cabo importantes operaciones de fusiones y adquisiciones fuera de sus fronteras; de relajar el control de la economía por parte del Estado; y, finalmente, de incentivar el consumo doméstico y atraer inversión extranjera para la economía del mar, es decir, ingeniería oceanográfica, almacenamiento y transporte de petróleo y astilleros.

Todo ello se puede encontrar en el informe de urgencia realizado por Porda Havas en Beijing, miembro de AMO –red líder global en Comunicación Corporativa y Financiera– y socio, por tanto, de LLORENTE & CUENCA.

ENGLISH

Artículos relacionados

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies