imagen_destacada
15 julio 2015

Conclusiones de la Cumbre Mundial de Comunicación Política en Santo Domingo

A lo largo de sus siete ediciones en Latinoamérica, la Cumbre Mundial de Comunicación Política  se ha convertido en un fenómeno de interacción de las mejores prácticas de comunicación política.

Su pluralidad de voces, la multiplicidad de ideas e ideologías políticas, y la gran jerarquía de sus conferencistas logran que ningún actor, dentro del campo de la comunicación y el marketing político, tenga dudas de que el evento se ha transformado, a través de sus siete ediciones, en el mayor acontecimiento para quienes buscan incesantemente actualizaciones, ejemplos de casos exitosos y técnicas innovadoras en términos de campañas electorales.

La Cumbre, según aclara su principal impulsor y Presidente del Comité Internacional Organizador, Daniel Ivoskus,  está destinada a los actores de la comunicación pública, privada y gubernamental, en general.  Es un deseo de incentivar la exploración y alternativas, para la optimización de la toma de decisiones y selección de la estrategia más adecuada.

La política no es un juego de azar, sino un tablero de estrategias. Por eso, entiende que para diseñar estrategias ganadoras además de la capacitación es necesaria la experiencia. En el universo de la comunicación política es fundamental la interacción y el debate entre quienes actúan en el campo: políticos, consultores, encuestadores y periodistas.

Este informe analiza el contenido de la última Cumbre celebrada en Santo Domingo, que ha contribuido a trasladar el concepto de reputación al ámbito de la comunicación del arte de lo posible porque, en la era de la ética, el político es el que más debe preconizar el más firme ejemplo de transparencia, dejando atrás la era de la estética tradicional.

Eduardo Hernández-Aznar, Director en LLORENTE & CUENCA  Santo Domingo

ESPAÑOL
ENGLISH

Artículos relacionados