130121_voto_rafael_2
21 enero 2013

Ecuador salta a la escena electoral con miras a 2017

El 17 de febrero de 2013 se decidirá el futuro político, económico y social de Ecuador para los próximos cuatro años. Los ecuatorianos acudirán a las urnas para elegir Presidente y Vicepresidente de la República, 134 legisladores y cinco representantes al Parlamento Andino. Pero, sin duda, el debate está concentrado en los ocho postulantes a ocupar la Primera Magistratura aunque, según los resultados de las encuestas más recientes, Rafael Correa es el favorito para permanecer en el cargo, con más del 50% de la intención de voto.

No obstante, al hacer un balance de los seis años que la llamada “revolución ciudadana” –con Correa a la cabeza– ha permanecido en el poder, saltan a la luz tareas inconclusas que no visibilizan al 100% los cinco ejes del Gobierno: a) revolución constitucional, b) lucha contra la corrupción, c) revolución económica, d) revolución en educación y salud y, d) rescate de la dignidad, la soberanía y búsqueda de la integración latinoamericana.

A grandes rasgos, se puede mencionar que las deudas más profundas están en el sector agropecuario a falta –sobre todo– de la redistribución de tierras; en el sector minero, pendiente de la firma de contratos que den paso a la explotación de los recursos; y en la falta de fiscalización al empleo de los fondos estatales. Por el contrario, los grandes logros de la “revolución” se concentran en temas sociales y de infraestructura: en los sectores de vialidad, dotación de infraestructuras y tecnología para escuelas y hospitales, seguridad social para las empleadas domésticas, entrega de ayudas técnicas para personas con capacidades especiales, etc.

Por el otro lado, la campaña electoral de los adversarios del Gobierno de Rafael Correa se está enfocando en la crítica, por ejemplo, a las políticas extractivistas del régimen y a los ataques a los medios de comunicación y a los grupos de oposición. En la mayoría de los casos, la difusión de las propuestas ni siquiera capta los espacios propagandísticos en los medios masivos (los cuales son financiados por el Estado). Es decir, el rumbo a las elecciones 2013 denota que Ecuador todavía no ha alcanzado una madurez política que supere los agravios y la entrega de dádivas o de propaganda sin contenidos profundos.

Si estás interesado en profundizar en este tema, puedes descargar el Informe Especial “Ecuador salta a la escena electoral con miras a 2017” que hemos desarrollado en la oficina de Ecuador de LLORENTE & CUENCA.

Manuel Delgado, Director de LLORENTE & CUENCA Ecuador

ESPAÑOL
ENGLISH

Artículos relacionados