130418_Rafael_Correa
03 febrero 2012

Rafael Correa: Cinco años en el poder

Como un hito histórico se puede calificar al cumpleaños número cinco que acaba de conmemorar el Gobierno ecuatoriano del Presidente Rafael Correa. Es que, en los últimos 100, ningún mandatario de ese país había logrado gobernar por ese período de manera ininterrumpida. Una oposición débil, la llamada “concentración de poderes”, una gran bonanza petrolera y tributaria, conflictos con la prensa e impasses diplomáticos con naciones tradicionalmente amigas han marcado este primer lustro de Rafael Correa en el poder.

El informe “Ecuador: Cinco años de Rafael Correa en el Poder” presenta diversos aspectos en los que el Presidente ecuatoriano y su Gobierno se han desenvuelto en los ámbitos económico, social y electoral, además de enfocar el lineamiento que ha mantenido en la política nacional e internacional enmarcada en el catalogado Socialismo del Siglo XXI que, a nivel sudamericano, es profesado también por Bolivia y Venezuela.

La gran rentabilidad que ha dejado el precio del petróleo y las recargas tributarias que han regido en estos cinco años han sido las fuentes principales de recursos con los que el Gobierno ha financiado las obras emblemáticas en vivienda, educación, vialidad y energía. Sin embargo, pese a los fuertes ingresos que también se han destinado para los sectores de la salud y agrícola, el mismo Presidente Correa de que en estas dos áreas la “revolución ciudadana” aún tiene una gran deuda.

Por otro lado, desde los debilitados sectores políticos se ha dado énfasis en el discurso de que las tareas de la Función Legislativa han estado sujetas a las directrices del Ejecutivo, especialmente en normas dirigidas al control del sector privado: Código de la Producción, Ley “Antimonopolio” y los llamados impuestos verdes (Reforma a la Ley de Régimen Tributario). No obstante, esa oposición frágil convive con movimiento político de Gobierno (Alianza País) que no han logrado unificar su ideología y tampoco formar líderes que puedan sustituir a Rafael Correa en su cargo y continuar con el proyecto de gobierno.
Para 2012, la misión de Rafael Correa es consolidar su imagen con miras a su candidatura presidencial para las elecciones de 2013, en las que puede ser reelecto para un período de cuatro años. Sus detractores, por su parte, tienen el reto de unirse para presentar a un solo candidato que pueda ser rival del actual Jefe de Estado aunque los pronósticos apuntan a que es un escenario difícil de cristalizar.

Equipo de Asuntos Públicos de la oficina de Ecuador, que dirige Gonzalo Ponce, socio de LLORENTE & CUENCA

ESPAÑOL