120313_capitalchino_editado-1
13 febrero 2012

Atrayendo capital Chino a las empresas occidentales

LLORENTE & CUENCA y sus socios en AMO, la red de global líder de consultoras de comunicación estratégica y financiera, han desarrollado el estudio “¿Atrayendo el capital de Oriente a Occidente?”, que analiza la forma de atraer inversores institucionales chinos por parte de las grandes compañías occidentales.

El estudio indaga en las iniciativas y planteamientos de los departamentos de Relación con Inversores para captar inversores institucionales chinos. La muestra del estudio la componen un total de 71 compañías cotizadas (cuya capitalización oscila entre los 1.000 y 100.000M€) repartidas por 12 países (Europa, Norte América y Latinoamérica). En España han participado en el estudio varias compañías del IBEX 35 pertenecientes a diversos sectores, que han respondido a las cuestiones planteadas por LLORENTE & CUENCA.

¿Son los bróker una herramienta imprescindible para atraer inversores institucionales chinos? ¿Cuál es el nivel de interlocución adecuado para este tipo de inversor? ¿Se puede acceder a los inversores institucionales chinos desde los países de origen de las corporaciones occidentales? Éstas son algunas de las cuestiones a las que el estudio da respuesta tras el proceso de investigación realizado.

Entre los principales hallazgos del estudio encontramos los siguientes:

España se halla entre los países que reportan un número reducido de inversores institucionales chinos entre su accionariado en comparación con países europeos como Alemania y Francia.
– Los ejecutivos de compañías europeas son los más avanzados en términos de dirigirse proactivamente a inversores institucionales chinos. En este sentido, una mayoría de las compañías españolas, francesas y alemanas encuestadas afirman tener ya un programa específico de Relación con Inversores para atraer inversores institucionales chinos.
– De la encuesta se desprende asimismo que los inversores institucionales chinos son pasivos en cuanto a ejercer sus derechos como accionistas y conservadores en su apetito de riesgo.
– También, los profesionales de IR de EEUU y Reino Unido afirman que un factor principal para explicar el no haberse dirigido todavía a inversores chinos es la falta de transparencia de sus fondos de inversión, a pesar de que la mayoría de encuestados (de entre todos los países) no piensan que las decisiones de inversión de estos fondos estén motivadas por consideraciones políticas.
– Este estudio pone de relieve que el volumen de inversores institucionales chinos – especialmente los ‘Inversores Institucionales Domésticos Cualificados’, que reciben la aprobación oficial por parte del gobierno de Pekín para invertir en compañías extranjeras – todavía representan en general un porcentaje de mínimo a insignificante en la mayoría de registros de compañías occidentales cotizadas. Las pocas excepciones a esto se hallan en aquellos casos en los que se han establecido alianzas entre fondos de China y grupos de infraestructuras occidentales.

Juan Rivera, Socio  y Director de Comunicación Financiera de LLORENTE & CUENCA

ESPAÑOL